domingo, 7 de junio de 2015

José Manuel Tofiño, imputado por corrupción, está seguro del apoyo de Podemos


Noticia de la denuncia presentada por IU contra Tofiño
Poco queda del discurso inicial de Podemos y pocas veces se ha visto a una organización retranquear posiciones con tanto donaire, ligereza y desvergüenza como lo ha hecho este “nuevo partido” que, en pocos meses, ha pasado de la “horizontalidad” a la verticalidad más staliniaca, del anticapitalismo a la reivindicación del buen capitalismo, del enfrentamiento radical contra la plutocracia –casta o castuza, la llamaban– de la segunda Restauración a la mecánica adhesión al PSOE, ya no sobrepasado, sustituido y cancelado, como pretendían, sino vuelto en portero ante el dintel de la escalera de Jacob, la que lleva hasta los cielos de la condición de diputado, ministro, secretario, subsecretario, alcalde, concejal o cómitre de cualquier especie o ralea.

De quedar algo a PODEMOS, es el discurso “anticorrupción” y si tal cosa aún subsiste, diríase que lo hace porque no ha tenido que ser probado todavía en la afilada y socarrona dureza de la realidad; pero en Illescas, Toledo, esa prueba está a punto de desvelar la desnuda sustancia de ese discurso anticorrupción.

El pasado 12 de febrero de este 2015 el periódico digital “El Diario” daba la noticia de la imputación de José Manuel Tofiño Pérez –de quien se ha informado mucho y bien en Notitia Criminis– como autor presunto de un delito de prevaricación, es decir, por dictar resolución injusta a sabiendas, con conocimiento y voluntad de su injusticia, de su ilegalidad, en definitiva.

La resolución en cuestión consistió en el pago de 348.000 € a la entidad EQUIPO REDACTOR MALT por un supuesto “informe” que dicha mercantil confeccionó en el contexto del plan de soterramiento de la vía férrea de Illescas.

Se trababa de uno de los proyectos típicos de la década ominosa del urbanismo. Tofiño, como alcalde, daba el nihil obstat a la construcción de 20.000 viviendas, los “postulantes a agentes urbanizadores” –figura inexistente en Derecho– se comprometían a soterrar las vías del tren, cosa imprescindible para que las 20.000 nuevas viviendas no quedaran aisladas del núcleo urbano, pero con la siguiente salvedad: El inmenso coste del túnel que atravesaría Illescas se consideraba “gastos de urbanización”, es decir, no salía de los bolsillos de los “postulantes a agentes urbanizadores”, sino que se cargaba sobre las espaldas de los propietarios de suelo afectados –víctimas habría que decir– de ese “Plan de Ordenación Urbana”. Así, los “postulantes” se hacían con una colosal obra pública eludiendo las garantías y controles que la Ley de Contratos del Estado y demás normativa aplicable –precisamente eso es lo que ahora, los abogados de Tofiño, alegan en su descargo–, establecen en materia de concursos públicos, licitación y fiscalización, pues todo el proyecto se beneficiaba, por un lado, del carácter confiscatorio de la legislación pública sobre planes de actuación urbanística y, al mismo tiempo, por otro, de la libérrima capacidad contractual que es propia del Derecho privado.

No quedaban aquí las cosas. Más luz arrojaba sobre este asunto, la identidad de esos “postulantes”. Uno de ellos era la mercatil DESARROLLOS URBAPLANING SL, empresa perteneciente, en la mayor parte de su accionariado, a Aurelio González Villarejo, un constructor que mantenía pública y estrecha amistad con José Bono, que era el que edificó el chalet de Bono en Bargas, Toledo, cuyo nombre también aparece ligado al aeropuerto de Ciudad Real, que también consta vinculado a sujetos investigados en las tramas de corrupción de Alicante y del que, quien quiera más detalles, puede hallarlos, y muchos, aquí, en Notitia Criminis.

El otro “postulante” era la mercantil CARVIER propiedad de Carlos Durán Sánchez, constructor de Illescas y, también, hombre que no ocultaba su estrecha amistad con Tofiño.

Pues bien, en este contexto, EQUIPO REDACTOR MALT, se dice, elabora un “informe” relacionado con el soterramiento por el cual el entonces alcalde Tofiño, paga a la entidad la estrafalaria contidad de 348.000 € y lo hace contra el criterio de los interventores municipales y del equipo jurídico del Ayuntamiento, y con una diligencia y premura sólo explicable a causa de su inminente salida de la alcaldía de Illescas.

Miguel Ángel López Toledado
Ahora bien ¿quién está detrás de EQUIPO REDACTOR MALT?. No cuesta mucho levantar ese velo y Notitia Criminis ya lo levantó hace tiempo. MALT pertenece a Miguel Angel López Toledano, un “urbanista” cuyo nombre aparece reiteradamente en Aranjuez, cuyo nombre aparece en los folios del sumario de la operación Astapa y cuyo nombre también aparece relacionado con actuaciones en Sevilla la Nueva así como relacionado con la Fundación Metrópoli, dirigida por un tal Alfonso Vegara Gómez, de quien lo último sabido, a raíz del caso Noos, es que pretendía urbanizar la Albufera valenciana en sociedad con Iñaki Urdangarín, también, como se informó en Notitia Criminis, ligado a la Fundación Metrópoli. (Véase aquí, información detallada).

Sevilla la Nueva ya ha sido escenario de la operación Púnica y Aranjuez lo va a ser más aún, porque allí los principales capos de la trama tuvieron una presencia ineludible para la actual investigación judicial, de lo cual, mucho antes de que la operación Púnica hiciera famosos a individuos como David Marjaliza (ahora preso) o José Antonio Alonso Conesa (también detenido), ya se dio cumplida información en Notitia Criminis. Véase, especialmente, este artículo: “Capítulo XIII. Petra Mateos, persona de confianza de Bono, acerca el Caso Malaya hasta las puertas del despacho de José María Barreda.

Otro de los asuntos turbios en los que López Toledano participó fue el del Aeropuerto de Ciudad Real. Como ya escribí aquí: “En cuanto al aeropuerto de Ciudad Real, donde confluyen nombres tan señalados como Domingo Díaz de Mera o Antonio Miguel Méndez Pozo (actualmente también investigado en la operación Púnica) que ya sabemos que estuvo en prisión condenado por el caso de la construcción de Burgos; y que se ha convertido en una de las principales causas de la quiebra de CAJA CASTILLA-LA MANCHA, no es necesario repetir ahora todo lo dicho, pero a estas alturas ya no sorprenderá al lector descubrir que la redacción del proyecto fue encargada a EQUIPO REDACTOR MALT, esto es, a Miguel Angel López Toledano”.

Pero además de todo lo anterior, Miguel Angel López Toledano también está estrechamente relacionado con Illescas y con el ex alcalde Tofiño, en estos días, “postulante”, otra vez, a alcalde con el apoyo de PODEMOS.

El día 23 de octubre del 2008 escribía en este blog lo siguiente: La noticia de las extrañas circunstancias que rodean a GESCOAR ASESORES (CIF: B83783472) Sociedad que ha cobrado 360.000 € por la redacción del POM de Illescas, ha saltado a la luz a partir de la denuncia expuesta por la PLATAFORMA CIVICA DE LA SAGRA. Según esta asociación y según los datos que constan en el Registro Mercantil, la empresa se constituyó sólo 17 días antes de la aprobación en el Pleno del Ayuntamiento de Illescas -Presidido por Tofiño– del pliego de condiciones relativo a la licitación del POM. Su capital fue el mínimo legal exigible y no consta ningún otro patrimonio a su nombre ni, tampoco, que tenga contratado personal alguno. Así mismo, esta sociedad, según las cuentas registradas, carecía de ingresos, y su saldo en el ejercicio 2004, año en que tuvo que depositar la garantía correspondiente a la adjudicación del concurso público, ascendía a 2.715 €.

Las vivas sospechas se acentúan aún más si se tiene en cuenta que la sociedad en cuestión trasladó su domicilio desde la C/ La Diligencia, número 4 de la barriada de Entrevías de Madrid hasta la Cañada Real de Merinas, un asentamiento chabolista de Illescas; que carece de cualquier experiencia en el sector; y que su plica era la más cara de las presentadas al concurso.

Además de todo esto, resultó que la extraña entidad GESCOAR ASESORES estaba relacionada con CCF-21 empresa de los testaferros de Roca, Carlos Sánchez ―hombre al que se atribuye la frase: “todos los días se levanta un tonto dispuesto a que le roben su solar. Busquemos a ese tonto”― y Andrés Lietor.

Por aquel entonces, fuentes bien informadas de Illescas manifestaron a Notitia Criminis sus sospechas de que tras la mercantil GESCOAR, en realidad estuviera la empresa EQUIPO REDACTOR MALT, es decir, el ingeniero Miguel Angel López Toledano, sin embargo, demostrar eso mientras en Illescas no haya un Juez dispuesto a ordenar media docena de registros es algo que raya con lo imposible.

A pesar de ello, resulta que el propio señor López Toledano tiene manifestada su participación en los planes urbanísticos de Illescas. López Toledano es uno de los “expertos” que trabajan para la mercantil LR FORENSIC y en el currículum que esta empresa presenta de su experto en urbanismo afirma que entre los trabajos que ha desarrollado está la redacción del Plan General de Illescas.
Veremos, pues, en qué queda el radical discurso anticorrupción de PODEMOS.

0 comentarios: