viernes, 25 de noviembre de 2011

Un alto cargo de CCM apoyó el intento de convertir el aeropuerto de Ciudad Real en base logística del narcotráfico


Un vuelo semanal entre Perú y Ciudad Real con un DC-8 cargado con entre dos y tres toneladas de cocaína. Era el sueño de Lauro, uno de los principales detenidos en la ‘operación Edén’. Para hacer su sueño realidad, el grupo mafioso que controlaba la noche madrileña contó con un empresario inmobiliario y un directivo de Caja Castilla La Mancha con influencia política. Sus tentáculos llegaron hasta el Gobierno de la Comunidad.
Aeropuerto de Ciudad RealEl ruinoso aeropuerto de Ciudad Real se convirtió en el objetivo de una banda de narcotraficantes
El fallido aeropuerto de Ciudad Real, en concurso de acreedores y que generó 640 millones de euros de pérdidas, necesitaba una inyección de dinero con la que paliar la ruina que había supuesto el faraónico proyecto para las arcas de empresarios de la zona y de la Junta de Castilla-La Mancha. La sociedad Trans­world Cargo & Handling SA presentó a final del pasado año una oferta que no iban a poder rechazar: la compañía, recién creada y formada por un exitoso empresario inmobiliario y un piloto de aviación, quería explotar durante tres años en exclusiva la terminal de carga del aeropuerto manchego. La sociedad contaba con el apoyo de un hombre fuerte de Caja Castilla La Mancha que había sido presidente y consejero de la empresa del aeropuerto. Los administradores judiciales del aeródromo debían informar favorablemente. Uno de ellos no parecía muy convencido y los cerebros de la operación dieron con la solución: entregar dos millones de euros para doblegar voluntades.
La policía vigilaba los pasos de todos los implicados en el intento de compra del aeropuerto. Los agentes del Grupo de Países del Este de la UDEV Central estaban en plena Operación Edén, el mayor golpe asestado nunca al crimen organizado español: sabían que quienes estaban detrás de la propuesta eran personajes como Laurentino Sánchez Serrano, alias Lauro, uno de los reyes de la noche madrileña, amigo de famosos, futbolistas y empresarios; e Ignacio Rocha, el hombre que en 1999 disparó al abogado Emilio Rodríguez Menéndez

0 comentarios: