lunes, 12 de septiembre de 2011

Del atrabiliario cinismo de Tofiño. Acusa a IU de "pactar con el PP para llevarse el dinero"


Recientemente el PSOE de Illescas (Toledo) ha repartido un libelo volandero en el que, quien todavía tenga estómago para leer lo que estos escriben, encontrará la siguiente frase: “El acuerdo de Izquierda Unida + Partido Popular unidos en un objetivo común: cómo repartirse el dinero”.

IU de Illescas ha contestado, dando más merecimientos a los autores del bilioso panfleto del que se merecen, que tal pacto no existe pero que lo que sí existió fue el frenético despliegue de ofertas hechas por parte de José Manuel Tofiño Pérez durante la noche previa a la votación de investidura en el ayuntamiento.

Esa noche, el teléfono de Tofiño, un caprichoso Iphone pagado con dinero público, recalentó todos sus circuitos en un patético intento de evitar que sus posaderas fueran despegadas del sillón de la alcaldía.

“Nos llegasteis a ofrecer hasta tres concejalías –se lee en el comunicado hecho público por IU– para pactar con vosotros y evitar que el PP gobernase. La pena es que como buenos supuestos mafiosos la oferta fue sin pruebas ni escritos que se puedan demostrar, por lo cual quedara todo como una suposición. Pero ese era el precio que creíais que el grupo compuesto por IU Illescas valía, sorpresa la que os llevasteis cuando se os dijo que ni por esas”.

En realidad, a medida que la desesperación crecía, Tofiño llegó a ofertar más cosas, naturalmente, sin otra garantía, crédito o aval, que su palabra de hombre de honor. A cambio de que le dejaran seguir siendo alcalde, estaba dispuesto, incluso, a retirar el Plan de Ordenación Urbana del municipio; pero ante su amargada incredulidad, se le dijo que no y se le dijo que no porque, como él mejor que nadie sabe, sobre su cabeza pesan demasiadas sospechas de corrupción, tantas y tan sólidas que IU no podía llegar a ningún acuerdo con su persona o con aquellos que él había incluido en su lista de concejales, sin hacerse cómplice de hechos que la misma organización había denunciado a la Fiscalía.

La última conversación, bien entrada la madrugada, no parece que convenciera al ex alcalde de Illescas y ex presidente de la Diputación de Toledo, de que sus actos y nada más que sus propios actos, le estaban arrojando lejos de las canonjías y sinecuras políticas de las que llevaba años disfrutando. Tras la votación de investidura, desechado sin contemplaciones al montón de residuos del bonismo manchego, Tofiño se abrazaba sentidamente, en la plaza del Ayuntamiento, a parientes y arrimados, y hacía pucheros, atónito, tratando de contener las incontenibles lágrimas que le asomaban a los ojos.

Nómina, como presidente de la Diputación, de 90.000 euros, coche oficial, chófer, fastuoso despacho en el palacio de la plaza de la Merced, entrañable amistad con constructores poseedores de yate y caserón en Ibiza como es el caso de Carlos Durán, trato con presidentes, magistrados y fiscales y poder; todo ello y más cosas se le escaparon de entre los dedos ese día de mayo a Tofiño y por todo ello gimoteaba en la plaza, pensando, seguramente, que de sus labios ya no podrían volver a salir frases como la de “policía, proceda” con la que solía dar la orden de desalojar el pleno del ayuntamiento.

Ahora, este hombre, que de tan alto ha venido otra vez a tan bajo, no halla consuelo ni resignación y él –o sus secuaces, que quiere decir aquellos que le secundan o siguen– con agrio abatimiento acusa a IU de Illescas de pactar con el PP para llevarse el dinero.

Pues no, honesto maestro de escuela. IU de Illescas no ha pactado con el PP, ni para llevarse el dinero ni para ninguna otra cosa. Ha pactado con la decencia para expulsarte a ti de la Res Publica, pero ese es un compromiso para cuyo entendimiento los adeptos al bonismo toledano no parecen estar dotados de órgano adecuado.

Contente, Tofiño, y no trates de emular a tu untuoso consiliario, que para eso te falta verbo y astucia, y mejor da respuesta, de una vez, a estas sencillas preguntas:

¿Qué relaciones, vínculos o afectos le unen a los Díaz Bermejo, propietarios de la constructora PEYBER?.

¿Está o ha estado trabajando su señor hijo en la filial que la constructora PEYBER tiene en Rumanía o para alguno de los socios en el negocio rumano de esa misma constructora?.

¿Cuál ha sido la constructora encargada de levantar la comisaría de policía local de Illesca, cuál el sistema de contratación y cuáles los criterios de licitación de esa contrata?.

¿Cuáles son las causas y criterios que justificaron, por mercantil interpuesta, la adjudicación de la redacción del POM de Illescas a Miguel Angel López Toledano?
¿Qué criterios han justificado la atribución de agente urbanizador en el PAU de la vía férrea a Aurelio González Villarejo –uno de los principales deudores de CCM y proveedor de inmuebles para los Bono– ahora acusado por Anticorrupción de una cumplida lista de presuntos delitos en el caso Brugal?.

Para ir empezando, contesta a esto y déjate de pactos con el PP, que no te conviene alardear de tan consumado cinismo en unos días en que tu padrino –político, claro está– el eximio José Bono acaba de remitir una viscosa carta a Fraga Iribarne, ese vetusto ex ministro de gobernación que hizo suyas las calles, las de Vitoria y las de otros sitios, a base de plomo y gas lacrimógeno; y entérate de una vez que, como ya he dicho hace poco, en este mundo malo, mezquino y lastrado, aún hay hombres sin miedo y sin precio, que valen más que tú y todos juntos harto más que tú.

0 comentarios: