lunes, 17 de mayo de 2010

Bono utilizó a la secretaria pagada por la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha como administradora de sus empresas privadas

El nombre de Alicia Cilleruelo Berdon, secretaria asignada por el Gobierno manchego a José Bono en tanto que ex presidente de la región, ya ha salido a relucir últimamente, sin embargo, lo que parece que ha pasado desapercibido es que esta secretaria, además de cumplir con sus obligaciones de funcionaria pública adscrita a la condición institucional de Bono y pagada con los presupuestos de la Comunidad de Castilla-La Mancha, también ha sido utilizada por éste para administrar sus lucrativos negocios familiares.

De hecho, la presencia de la funcionaria Alicia Cilleruelo consta en los consejos de administración de las siguientes empresas de los Bono:

Hípica Almenara: Su nombramiento como administradora solidaria junto a Ramón Navas Barchino, chófer del de Salobre cuando éste presidía Castilla-La Mancha, está registrado el 20 de diciembre de 2007 y su cese en el cargo se produjo el 18 de mayo de 2009.

Attack-84: En esta empresa, a nombre de la cual los Bono han puesto el chalet construido y vendido por Aurelio González Villarejo –amigo de la familia– en Bargas (Toledo), Alicia Cilleruelo aparece como administradora desde el 12 de noviembre de 2008 hasta el 4 de septiembre de 2009.

Atalaya-52: En esta otra mercantil de los Bono dedicada, según el objeto social declarado, a la “elaboración, publicación y comercialización de trabajos literarios, colaboración con radio, televisión y prensa escrita en todas sus modalidades”, y que ahora tiene como administrador único a un hombre tan manifiestamente entendido en tales materias como es el ex chófer Ramón Navas Barchino; la secretaria institucional de Bono tuvo el cargo de administradora desde el 31 de marzo de 2008 y el 18 de mayo de 2009.

Pero además de lo anterior y puesto que la señorita Cilleruelo ostenta su condición de funcionaria en tanto que cargo de confianza de José Bono –tan de confianza que en las elecciones municipales de 2003 estaba incluida como suplente en la lista del PSOE de Palomeque (Toledo)– está obligada a presentar declaraciones de bienes, rentas y actividades conforme a la ley 6/94 de Castilla-La Mancha.

Debido a eso, el 7 de noviembre de 2004 el Diario Oficial de la Comunidad publicó la citada declaración correspondiente al ejercicio 2003. En ella, Alicia Cilleruelo afirmó cobrar de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, como “secretaria de ex presidente”, un total neto de 27.175 € (4.521.539 de Pts.).

A partir de 2004, Bono abandonó la presidencia regional para ocupar la titularidad del Ministerio de Defensa pero Alicia Cilleruelo Berdon continuó desempeñando el cargo público de secretaria de aquél y cobrando a costa de los presupuestos de Castilla-La Mancha. Por lo tanto, en cumplimiento de la obligación legal que le afecta, también continuó presentando las oportunas declaraciones de bienes, rentas y actividades.

Así, en la publicada en el D.O.C.M de 11 de octubre de 2008, relativa al ejercicio 2007, la “secretaria del ex presidente” declaró, como única fuente de ingresos, una retribución de 30.466 € pagados por la Junta de Comunidades.

Sorprendentemente, a pesar de que desde el 20 de diciembre de 2007 consta como administradora de Hípica Almenara, el apartado de “Declaración de Actividades”, está en blanco. No obstante, teniendo en cuenta que a esas fechas sólo faltaban diez días para que concluyera el año 2007, podría considerarse que la omisión del cargo desempeñado en la empresa hípica de Bono carece de relevancia y que, muy bien, la señorita Cilleruelo podría haber cumplimentado el impreso antes de tener noticia de su nombramiento como administradora de Hípica Almenara.

Sin embargo, en la declaración que presentó en 2009, correspondiente al ejercicio 2008 y publicada en el D.O.C.M de 21 de noviembre del mismo año, la secretaria del ex presidente vuelve a incluir, como única retribución neta, 33.118 € –casi tres mil € más que en el año anterior– que le paga la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, pero también vuelve a dejar completamente en blanco el apartado de “Declaración de Actividades”, a pesar de que durante ese año había ocupado cargos en los órganos de administración de Hípica Almenara, Attack-84 y Atalaya-52, todas ellas sociedades de la familia Bono.

No queda aquí la cosa. La señorita Cilleruelo no sólo omitió declarar su actividad en las empresas privadas de los Bono, sino también, la retribución que, muy probablemente, obtuvo de esta actividad porque al menos durante el ejercicio 2008 Hípica Almenara sí pagó a los miembros de su órgano de administración.

Concretamente, en la “Memoria Abreviada” de esa mercantil constan como “importes recibidos por el órgano de administración”, en el apartado “sueldos, dietas y otras remuneraciones”, un total de 22.521.19 € sobre lo que, además, se especifica que “La remuneración consiste en percepciones salariales por motivos laborales. El cargo de administrador no se encuentra retribuido”.

Queda ahora por determinar si la secretaria del ex presidente Bono, además de compatibilizar su función pública con su actividad gestora de los intereses privados de la familia Bono, también utilizaba para ello los bienes inmuebles y muebles que la Junta de Comunidades tiene asignados a José Bono en Olías del Rey, en el recinto de la academia de policía municipal, donde se sitúa la oficina del próspero ex presidente.