miércoles, 14 de octubre de 2009

“Seseña, Seseña; que bien tu nombre suena”

No voy a escribir nada ahora sobre esta torcedura de la ley, de su letra y de su espíritu, que significa ver a Manuel Fuentes como acusado y al Pocero como acusador. La escena me repugna demasiado, pero hoy Seseña sí ha sido “rompeolas de todas las Españas”.

No diré, tampoco, de qué sustancia es la marejada que rompe en ese espigón.




Crónica del juicio celebrado hoy en Toledo contra Manuel Fuentes, Alcalde de Seseña