jueves, 6 de agosto de 2009

Antonio Marco, presidente del grupo socialista en el parlamento regional, pide contundencia en Seseña, flanqueado por el imputado Alejandro Pompa

Según despecho de prensa de la agencia Europa Press, el presidente del Grupo Socialista en las Cortes de Castilla-La Mancha, Antonio Marco (en la foto) fue preguntado en rueda de prensa por “la vinculación, según publicaba ayer el periódico, entre Gianni Montaldo, amigo de Juan Antonio Roca, con el ex alcalde socialista de Seseña (Toledo), José Luis Martín, al que supuestamente le pagaron más de 700.000 euros para así poder adjudicar al constructor Francisco Hernando, El Pocero, una urbanización de 13.000 viviendas en la localidad”.

En este sentido, el citado Antonio Marco contestó que “es deseo del PSOE que la Justicia actúe con contundencia donde haya un problema de corrupción, sea el alcalde de un partido o sea de otro”.

No voy ahora a recordar las reuniones mantenidas entre José Luis Martín, el entonces consejero de urbanismo Alejandro Gil y Paco Hernando el Pocero, o las cartas intercambiadas entre el Pocero y José María Barreda, o la presión ejercida por Emiliano García Page para la pronta aprobación del PAU del Pocero en la reunión que con él y con José Manuel Tofiño mantuvieron en su día los dirigentes de IU, ni el fax enviado desde el despacho de Jesús Fernández Vaquero ―que antes lo había recibido desde el despacho de Tofiño en la Diputación Provincial― dando instrucciones a los miembros de una “supuestamente” disuelta agrupación socialista de Seseña, para que se opusieran a los presupuestos del Ayuntamiento ya regido por Manuel Fuentes. Ni siquiera voy a recordar que la aparente disolución de la agrupación socialista de Seseña y la también aparente expulsión de José Luis Martín, no trajo causa de la actuación del PSOE de Castilla-La Mancha, sino que la orden llegó, directamente desde la C/ Ferraz de Madrid.

Lo que sí voy a resaltar es que estas declaraciones las hacía el señor Antonio Marco, durante su visita al parque arqueológico de Carranque y que durante esa visita y durante sus declaraciones, siempre estuvo flanqueado por el alcalde de esa localidad, Alejandro Pompa, el cual está en una situación judicial similar a la de José Luis Martín, con procedimientos penales abiertos por presuntos delitos de corrupción en los juzgados 2 y 4 de Illescas, en los cuales se le acusa de prevaricación, cohecho, malversación y así hasta, si la memoria no me falla, un total de 17 imputaciones, más las correspondientes al caso de las cartas “PIP”.

Hubiera sido también conveniente que el señor Marco recordara que en ese mismo pueblo, en Carranque, existen actuaciones urbanísticas ―el campo de golf de PEYBER-CCM― en las que están implicados Juan Tomás Vidal y José Luis Rodríguez Holgado, los cuales aparecen en varias de las sociedades del detenido e imputado en la Operación Malaya, Enrique Ventero Terleira.