lunes, 4 de enero de 2010

La Fundación Internacional para los Compromisos de Calidad, su vecino dedicado a los servicios fiduciarios en paraísos fiscales y CCM

NOTA: Esta entrada se publicó el 9 de junio de 2009. Se ha modificado la fecha para colocarla a continuación de un nuevo artículo que añadirá información relevante sobre lo dicho aquí.


En el término municipal de Calviá, a unos ocho kilómetros del núcleo urbano, en una discreta y diminuta playa de la isla de Mallorca, está domiciliada la IFQA, la Fundación Internacional para los Compromisos de Calidad. Concretamente, la dirección de esta entidad «sin ánimo de lucro» es Pº Illetes, número 60, local 1.

Se trata de un modesto edificio de apartamentos a pie de playa y construido en 1960, pero a pesar de lo discreto del lugar y de lo inapropiado de éste atendiendo a criterios comerciales, en la misma dirección, Pº Illetes, 60, apartamento 102 A (escalera 1, planta 02, puerta 1) está domiciliada una inmobiliaria llamada CAMALLER 2010 S.L. (CIF: B63038244) propiedad, en el 100% de sus participaciones, de un individuo llamado Brian Sean Padgett, perteneciente a un grupo dedicado a la prestación de servicios de fiducia e inversión activa desde lugares tan interesantes como la isla de Man, Luxemburgo, Suiza o las islas Caimán.

Las dos entidades por sí solas presentan notables características pero juntas, coincidiendo en tan apartado lugar, se convierten en un punto que atrae, inevitable y poderosamente, la atención.

NOTA: Sobre el papel de los paraísos fiscales en la evasión de impuestos y en el blanqueo del dinero procedente del crimen organizado, es muy recomendable leer el libro «Costa Nostra» de Antonio Romero y Miguel Díaz, del cual incluyo aquí un capítulo.


La IFQA y sus fundadores.

La Fundación Internacional para los Compromisos de Calidad fue constituida en Palma de Mallorca el 19 de diciembre de 2002. Su domicilio inicial estuvo en la C/ Soldat Arrom Quart 1, 2 de Palma de Mallorca, fue dotada con la magra cantidad de 30.000 € y, no obstante, declara perseguir unos ambiciosos fines: «añadir valor al ámbito de la Gestión de Calidad mediante la evaluación externa e independiente y el reconocimiento a las mejores prácticas de los Compromisos de Servicio... La continua promoción y extensión de la cultura y principios de la calidad y sus sistemas de gestión... Fomentar dicha cultura de calidad en la sociedad... Etc. etc. etc.». Sus fundadores y patronos iniciales son:

  • Presidente: Alfredo Arija Hernández.
  • Vicepresidente: José Luis Rodríguez Holgado.
  • Secretario: Fernando Monar Rubia.

A José Luis Rodríguez Holgado ya le conocemos bastante bien. Es directivo de CCM ―a día de hoy, que se sepa, no apartado de su cargo tras la intervención de la Caja― Se sienta en el consejo de administración de LAS LOMAS DEL POZUELO, sociedad que CCM comparte en Los Alcázares (Murcia) ―en la inmediata vecindad de las propiedades que Juan Antonio Roca tiene allí― con el imputado en la Operación Malaya, Enrique Ventero Terleira. También aparece en el consejo de GESTIONES HERVEMU, empresa del mismo Ventero Terleira. Es consejero de la mercantil TRANVÍA DE PARLA. Es administrador de DESARROLLOS URBANÍSTICOS VENECIOLA, sociedad participada por Domingo Díaz de Mera. Fue consejero de TINSA, la sociedad de tasaciones de CCM que tan alegremente ha estado valorando los activos de la Caja quebrada. Finalmente, entre un considerable número de otras mercantiles, es consejero de VILLA ROMANA GOLF, la concesionaria del PAU del campo de golf de Carranque, a causa del cual el alcalde Alejandro Pompa y el aparejador municipal de ese mismo ayuntamiento y socio del grupo PEYBER han acabado ante los tribunales en un caso que continúa abierto.

Por su parte, Alfredo Arija Hernández tampoco es una persona irrelevante. A principios de los ochenta fue Director del Gabinete de la Presidencia de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, es decir, director del Gabinete de José Bono. Fue durante varias legislaturas senador por Toledo. En el 84, mientras Juan Pedro Hernández Moltó era consejero de Economía y Hacienda, Arija Hernández lo era de Transportes y Comunicaciones y también, durante el 83 fue portavoz del gobierno manchego.

Junto al político, el señor Arija Hernández no ha descuidado el mundo empresarial. Aparece como ex administrador de PRECAMA CONSULTORÍA S.L. domiciliada en Toledo y administrada actualmente por su hijo, Diego Arija Blázquez quien además es el titular del 100% de las participaciones de la empresa. También fue consejero de MBO COMUNICACIÓN S.A. y consejero de SERVICES QUALITY AGREEMENTS S.L., hoy extinguida o, mejor dicho, sustituida, como ahora se verá, por la fundación «sin ánimo de lucro» IFQA.

El último de estos fundadores, Fernado Monar Rubia también es una persona de gran interés, estrechamente ligado al municipio de Calviá, al menos mientras Margarita Nájera fue su alcaldesa. Fue uno de los 18 asesores que la entonces alcaldesa tenía contratados por un conste anual de 620.000 €, algo más de 100 millones de Pts. Monar también es presidente del Observatorio para la Calidad de los Servicios Públicos, Director General de Calidad de los Servicios del actual Gobierno Balear, órgano directamente dependiente de la Presidencia de dicho Gobierno, y consejero de la empresa pública GESTIÓ D'EMERGENCIES DE LES ILLES BALEARS S.A.

Su hijo, Fernando Monar Lora que fuera, si es que aún no lo es, miembro de la Unió d'Estudiants Progressistes y que en el año 2001 aún tenía esa condición, la de estudiante; en el 2002 ya fue nombrado consejero de la mercantil SERVICES QUALITY AGREEMENTS S.L. junto a José Luis Rodríguez Holgado, Alfredo Arija Hernández, Joaquín García Martínez y Luis Moya Antón.

Igualmente fue el administrador único de la sociedad GRUPO SEIS Y SEIS dedicada a la fabricación y comercialización de juegos de mesa y al alquiler, reparación y venta de yates de recreo, sociedad que, en este momento, tiene como administradora única a su hermana María Monar Lora.

Por otro lado, el señor Fernando Monar Rubia, como decía, tiene documentadas estrechas relaciones con la ex alcaldesa de Calviá, Margarita Nájera, que tras su salida del ayuntamiento fue consejera de trabajo del Gobierno Balear y actualmente ocupa el puesto de gerente del Consorcio de la Playa de Palma, y por hija interpuesta, es probable que también sea «consultora» en materia de «calidad» y gestión.

De hecho, una vez fuera de la alcaldía, Nájera constituyó dos sociedades dedicadas al «asesoramiento y gestión»: INNOVA XXI S.L. ―por cierto que lo del siglo XXI ya empieza a ser muy reiterativo en todas estas tramas empresariales donde siempre se acaba encontrando alguna sociedad llamada «lo-que-sea» XXI o Siglo XXI― e INNOVA GESTIÓN DE PROYECTOS, actualmente extinguida.

La ex alcaldesa de Calviá fue sustituida como administradora única de INNOVA XXI por su hija Ainnhoa Barajas Nájera el 7 de noviembre de 2007. Hasta entonces la empresa experimentó un vertiginoso ascenso en su facturación. En 2004 declaró 100.258,58 € y ya en 2006 duplicaba la cifra de negocio al alcanzar los 214.637,82 €.

No obstante, lo que ahora importa es la coincidencia entre INNOVA XXI, Fernando Monar Rubia y una empresa, ESTRATEGIA LOCAL S.A., que alcanzó renombre al aparecer ligada a uno de los 11 procedimientos penales a los que se enfrentó Margarita Nájera, el del llamado «Informe Maquiavelo».

El caso «Estrategia Local» o «Informe Maquiavelo» concernía a la aparición de un documento en el ordenador personal Antonio Manchado, a fecha de los hechos teniente de alcalde de Calviá, presuntamente elaborado para el equipo de gobierno de la corporación por la empresa ESTRATEGIA LOCAL S.A. En dicho documento se decían cosas tan brillantes como que era necesario distinguir entre mallorquines conservadores e inmigrantes progresistas, que los candidatos del PSOE de Calviá tenían que «aprender a no decir la verdad a la gente, sino lo que convenga en cada momento» o que era necesario mantener «un control permanente del censo... hay que frenar la tendencia demográfica actual; frenar la llegada de nuevos residentes MC y potenciar 3.000 viviendas sociales».

El caso fue archivado por la Audiencia Provincial de Palma al considerar que la total falta de medidas de seguridad en la red informática del Ayuntamiento no permitía probar el origen del informe en cuestión y porque, en todo caso, su contenido se consideró intelectualmente paupérrimo.

Independientemente de esto, lo cierto es que la alcaldesa Nájera, que tenía a Fernando Monar Rubia como asesor, sí había contratado los servicios de ESTRATEGIA LOCAL, entonces presidida por Albert Calderó Cabré ―que ahora aparece como director financiero de la entidad― y que entre los años 1994 y 2001 el ayuntamiento de Calviá pagó no menos de 600.000 € (100 Millones de Pts.) a esa misma empresa.

Igualmente es cierto, porque los datos han sido publicados por la propia mercantil ESTRATEGIA LOCAL S.A., que la entidad ha prestado servicios de asesoría, entre otros, a los ayuntamientos de Marbella, Getafe, Pozuelo o Boadilla del Monte, todos ellos relacionados con alguna causa abierta por presuntos delitos de corrupción.

Finalmente, también, los nombres de Margarita Nájera y de Fernando Monar Rubia aparecen conectados, desde el principio de la actividad profesional de aquélla, en relación con un seminario contratado por esta Federación Española de Municipios a INNOVA XXI titulado «La Agenda 21 para los Municipios Turísticos» y en cuyo folleto informativo aparecen como ponentes el citado Fernando Monar y Antonio Manchado, el que fuera teniente de alcalde de la propia Margarita Nájera.


La sombra de Hernández Moltó tras la fundación IFQA.

La fundación Internacional para los Compromisos de Calidad tiene un origen más mercantil del que inicialmente se pudiera pensar. Como se ha visto, los fundadores y patronos iniciales de la IFQA, José Luis Rodríguez Holgado y Alfredo Arija Hernández tuvieron el cargo de consejeros, junto a Fernando Monar Lora, hijo del otro fundador, Fernando Monar Rubia, en la sociedad SERVICES QUALITY AGREEMENTS S.L., extinguida desde el 26 de diciembre de 2006 y cuyo objeto social era «promocionar metodología y asesoramiento a las Administraciones Públicas, empresas o entidades clientes sobre el desarrollo e implantación de técnicas y herramientas para la administración de las organizaciones» es decir, algo muy similar, si es que no idéntico, a lo que hacen ESTRATEGIA LOCAL o INNOVA XXI y algo también prácticamente idéntico a los fines que declara la IFQA.

Pero la continuidad entre SERVICES etc. y la IFQA no sólo se queda en la coincidencia de administradores de una y de fundadores de la otra y del objeto social de una y de los fines de la otra. La Fundación no sólo heredó esto, sino incluso, la dirección en la que estaba domiciliada SERVICES QUALITY AGREEMENTS, es decir, la calle Soldado Arrom Cuart, de Palma de Mallorca, que fue el domicilio en el que inicialmente, antes de trasladarse hasta la apartada playa de Calviá, se inscribió la IFQA.

Ahora bien, la presencia de José Luis Rodríguez Holgado ―hombre del equipo de confianza de Juan Pedro Hernández Moltó donde los hubiera... hasta la intervención y el expediente sancionador abierto a éste por el Banco de España― en SERVICES etc. no es casual como se puede uno imaginar, porque esta empresa pertenecía a CCM CORPORACIÓN en un 35%.

Tanto la fundación como la empresa, que de una manera tan clara duplicaban sus funciones, convivieron durante casi tres años. La inscripción de la IFQA se publicó en el BOE de 13 de agosto de 2003 y la disolución de SERVICES etc. se produjo el 3 de febrero de 2006, aunque lo cierto es que la empresa precedió a la fundación. SERVICES se había inscrito en el Registro Mercantil el día 25 de junio de 2002 y además, según los datos publicados en el Informe Anual de CCM de 2005, también parece cierto que la empresa hacía poca competencia a la fundación. Según dichos datos SERVICES QUALITY AGREEMENTS tuvo un beneficio neto en 2005 de cero Euros y, por consiguiente, el beneficio atribuido ese ejercicio a CCM CORPORACIÓN fue, igualmente, de nada.

Por supuesto, como también cabe esperar, una de las instituciones que contaron con el asesoramiento de la IFQA fue el ayuntamiento de Calviá, el mismo ayuntamiento que tuvo contratado como asesor a Fernando Monar Rubia y el mismo que también contrató los servicios de ESTRATEGIA LOCAL S.A.


El vecino suizo de la Fundación Internacional para los Compromisos de Calidad, y sus socios.

Como he dicho al principio, en el número 60 del Pª Illetes de Calviá, es decir, en el mismo edificio de apartamentos en el que está domiciliada la IFQA y una planta por encima, tiene su sede social una empresa llamada CAMALLER 2010 S.L. que se dedica a la construcción, la promoción, la compraventa y el tráfico inmobiliario «en su más amplio sentido».

Lo poco comercial del barrio en el que está situada esta promotora, constructora, etc. no es lo único relevante en ella. Su propietario y administrador único lo es más todavía. Se trata de un tal Brian Sean Padgett, residente en Ginebra, Suiza y miembro de una entidad llamada PRINCIPLE CAPITAL, una empresa dedicada a la gestión de fondos de inversión «activa» y a la prestación de servicios fiduciarios internacionales e inscrita en el paraíso fiscal de Luxemburgo ―L-1219 Luxembourg, 13, rue Beaumont. R.C. Luxembourg B 89.730― aunque sus administradores se reparten estratégiamente por distintos lugares de Europa. Estos administradores son:

Brian Alan Myerson, con domicilio en 9, Savoy Street, de Londres.

Brian Sean Padgett, domiciliado en 6, rue Kléberg, de Ginebra.

Leonard Joseph O'Brien, con domicilio en la misma calle Kléberg de Ginebra

David John Cooley, que comparte oficina con Myerson en la calle Savoy de Londres.

El «comisario de cuentas» es la entidad SILEX ADMINISTRATION S.A. Cuyas oficinas están sitas en la mencionada calle Kléberg de Ginebra y como directivos de la empresa también constan David John Cooley, George May, James Peggie y Richard Bolton.

Sin menospreciar a ninguna de estas personas, de todas ellas los que más interés despiertan en este momento son el propio Brian Sean Padgett, Leonard Joseph O'Brien y Richard Bolton.

Según la propia información suministrada por PRINCIPLE CAPITAL, Brian Sean Padgett, con base de operaciones, como he dicho, en Ginebra, suministra sus servicios a la sociedad a través de SILEX HOLDINGS Ltd.

Esta mercantil «suiza» está especializada en la administración de fondos de inversión activa y, lo que es más significativo, en la prestación de servicios fiduciarios. El «Activist Investment» consiste, como su propio nombre indica, en usar el capital concentrado en fondos de inversión para alcanzar posiciones decisorias en consejos de administración de distintas compañías y, de esa manera, determinar o forzar actuaciones en ellas, por lo general, meramente especulativas y dirigidas a obtener el máximo beneficio posible a corto plazo para los inversores del fondo.

La otra especialidad de SILEX HOLDINGS Ltd es todavía más reseñable. Se trata de la prestación de servicios fiduciarios internacionales. El contrato de fiducia o de fideicomiso podría muy bien llamarse «contrato de testaferría». No es otra cosa que el traspaso de la propiedad sobre determinados bienes con obligación de reintegro o de entrega a tercero, una vez cumplidas ciertas obligaciones pactadas o simplemente, una vez cumplida la condición establecida para dar por finalizado el plazo en el que el fiduciario aparece ante el mundo como propietario de la cosa.

Las características de este negocio jurídico lo han convertido, junto al «vendí» ―otro instrumento que normalmente acredita la venta de una cosa o de participaciones de una sociedad a una entidad o individuo que no aparece en los Registros― en una herramienta idónea para las tramas de corrupción y blanqueo puesto que permite, como ningún otro, ocultar al auténtico propietario y volver opacos los patrimonios de estas tramas.

En este sentido ―el de la fiducia, no el de las tramas de corrupción― el mencionado Brian Sean Padgett tiene un curriculum muy cualificado. Fue director financiero, concretamente «chief financial officer», del ABSA FINANCIAL SERVICES Ltd. la división offshore del sudafricano ABSA BANK Ltd, domiciliada en el paraíso fiscal de la isla de Jersey.

Por su parte, Richard Bolton tampoco se queda atrás y, repito, según los datos suministrados por la propia PRINCIPLE CAPITAL, es un especialista en asentar empresas de administración de fondos en la Isla de Man, otro selecto paraíso fiscal.

Richar Bolton trabaja para PRINCIPLE CAPITAL en la citada isla pero antes, en 1993 lo hizo para MEES PIERSON (ahora el quebrado banco FORTIS) organizando y poniendo en marcha la unidad de administración de fondos de FORTIS en este paraíso fiscal. Posteriormente, en 1998, trabajó para el BANK OF BERMUDA en una operación similar, también en la isla de Man.

Finalmente, Leonard Joseph O'Brien es otro miembro del grupo SILEX, que trabaja para PRINCIPLE CAPITAL. Radicado en Ginebra, junto a Brian Sean Padgett, es decir, en el paradigma de la fiscalidad opaca y de las cuentas numeradas, este personaje fue uno de los directivos del grupo CHESTERFIELD, ejerció como «director on the boards» del REGAL TRUSTEES LIMITED en la isla de Jersey y del AEGIS TRUST COMPANY LIMITED en las islas Caimán. También perteneció a la directiva del BARCLAYS BANK de Suiza.

En los últimos tiempos las prácticas de este banco teóricamente británico están adquiriendo cierta notoriedad. Recientemente El País, citando como fuente a la organización internacional Global Witness, se refería a los más de 6 millones de € que «Teodorín» Nguema Obiang, el hijo del dictador de Guinea Ecuatorial, Teodoro Obiang Nguema, se había gastado en una flota de Ferrari, Maserati y Rolls Royce, mientras el 80% de los guineanos sobrevive con menos de 200 € mensuales ―aunque esta situación seguramente cambie ahora que El Pocero va a construir pisos allí― y añadía que «al menos hasta noviembre de 2007, el hijo de Teodoro Obiang... despilfarró millones desde una cuenta en París del banco británico BARCLAYS, que obstaculizó las investigaciones de Estados Unidos sobre el origen de las cuentas de la familia presidencial pese a las “claras evidencias de que su familia está profundamente implicada en el saqueo de fondos estatales procedentes del petróleo”».

Pero Teodoro Obiang y su familia no son los únicos sujetos de similar condición que aparecen en la selecta lista de clientes del BARCLAYS BANK. Según la misma fuente, los servicios de esta entidad bancaria los comparten «el hijo del presidente del Congo, Denis Christel Sassou Nguesso; los saqueadores de los recursos naturales de Liberia, entre ellos el señor de la guerra Charles Taylor, reo de crímenes contra la humanidad en La Haya; el fallecido ex presidente Saparmurat Niyazov, violador de los derechos fundamentales en Turkmenistán, o los funcionarios adueñados del petróleo de angola»

Naturalmente BARCLAYS no es la única entidad financiera que hace este tipo de negocios. El mismo artículo de El País se refiere a la negativa del BANCO DE SANTANDER a facilitar datos sobre una cuenta abierta por una empresa guineana asociada a la familia Obiang, y el mismo informe de Global Witness menciona también a CITIBANK, a DEUTSCHE BANK, a HSBC, etc.

Ahora bien, hace escasamente dos meses, el 16 de marzo de este 2009, BARCLAYS BANK ha vuelto a ser protagonista de una oscura noticia relacionada con el blanqueo y la evasión de impuestos. Ese día el periódico británico The Guardian publicaba la noticia de que el Partido Liberal Demócrata había recibido unos documentos internos del propio banco que ponían de manifiesto los mecanismos utilizados por la entidad ―que por cierto, está negociando con el Gobierno un plan de ayudas públicas― para evadir al fisco no menos de 1.100 Millones de € al año, a través de las islas Caimán y de Luxemburgo.

Volviendo a PRINCIPLE CAPITAL y a SILEX HOLDINGS Ltd. hay que advertir, para terminar, que la presencia de uno de los individuos pertenecientes a estas sociedades en una oscura inmobiliaria de Calvía, no debe confundir sobre la importancia y volumen de sus operaciones. Según la información contable disponible de PRINCIPLE CAPITAL HOLDINGS S.A., SILEX HOLDINGS Ltd. provee servicios de administración a activos por valor de más de 1.700 Millones de $ a más de tener intereses, por ejemplo, con la EPICURE QATAR EQUITY OPPORTUNITIES Plc. domiciliada en la Isla de Man y en las Islas Vírgenes Británicas, o en la SPEYMILL DEUTSCHE IMMOBILIEN COMPANY plc.

Demasiado volumen de negocio, sin duda, para interesarse por un «kiosko» inmobiliario en Calviá pero ¿Tiene esto algo que ver con CCM, con la IFQA, con Margarita Nájera, con Fernando Monar, con Alfredo Arija, con José Luis Rodríguez Holgado o con ESTRATEGIA LOCAL? No lo sé. Lo único que sabemos es que la IFQA y la inmobiliaria de Brian Sean Padgett comparten dirección postal en una apartada playita de Calviá; que CCM tiene documentados demasiados negocios con miembros de la trama «malaya» que habían tejido una compleja trama de blanqueo a través del suizo Bruno Baumann y del oriundo alemán Juan Germán Hoffmann; que CCM había constituido una sociedad en las Islas Caimán que fue repatriada inmediatamente después de la intervención de la Caja; que José Luis Rodríguez Holgado y Juan Tomás Vidal fueron los hombres designados por Hernández Moltó para representar a CCM en las sociedades del «malayo» Enrique Ventero; que se han descubierto propiedades del «malayo Pedro Román Zurdo» en la localidad toledana de Bargas; o que el negocio de vender a las instituciones públicas «informes» de pura tramoya es un clásico desde los ya lejanos tiempos del caso FILESA; pero esto no quiere decir nada más que lo que quiere decir, y que la IFQA y el suizo Brian Sean Padgett coincidan en tan extraño lugar puede, perfectamente, ser una simple casualidad.