viernes, 26 de junio de 2009

Un portavoz de Caja Castilla-La Mancha considera “normal” que la entidad esté investigada por su implicación en el caso Malaya

Hoy, día en el que se celebra la primera asamblea general de CCM después de la intervención del Banco de España, el diario El Economista publica la siguiente noticia en primera plana. La reproduzco íntegramente:


El Economista. Javier Romera/Alejandra Ramón

«La entidad concedió préstamos por más de 200 millones a los cerebros de la trama marbellí. Dos semanas antes de ser intervenida renovó un préstamo de 30 millones a un testaferro de Roca.

El caso Malaya puede costarle un nuevo disgusto a Juan Pedro Hernández Moltó, destituido el pasado mes de marzo como presidente de Caja Castilla-La Mancha (CCM). El juez Oscar Pérez está investigando los créditos que la entidad concedió bajo su gestión a los principales imputados en la trama de corrupción marbellí y que, según las primeras estimaciones, superarían los 200 millones de euros.

Fuentes judiciales han confirmado a elEconomista que la investigación se ha abierto después de que hace un año el fiscal Anticorrupción de Málaga, Juan Carlos López Caballero, recibiera un escrito anónimo y un CD en el que se vinculaba a varios malayos con casos de corrupción en Castilla-La Mancha.


Petición del fiscal

El fiscal pidió entonces al grupo III de blanqueo de la Udyco que estudiara el caso y es ahí cuando se detectan los créditos que está investigando ahora el juez. Un portavoz de la caja insistió ayer en que la entidad está tranquila. "Es normal que el juez investigue todos los negocios y relaciones de las personas que estén involucradas en la operación, pero nosotros no hemos cometido ninguna irregularidad y los créditos están adecuadamente supervisados y garantizados", aseguró.

CCM, que tiene varias empresas y negocios conjuntos con los imputados en la Operación Malaya, prestó 40 millones de euros a One Properties y Masdevallía, dos de las sociedades más importantes del cerebro de la trama, Juan Antonio Roca. Además, según las fuentes consultadas, la entidad podría haberle facilitado también la financiación para adquirir el Palacio de Saldaña, en Madrid, tal y como declaró una de sus testaferros, Monteserrat Corulla.

Pero la relación de la caja con el caso no se limita sólo al jefe de los malayos. El 13 de marzo de este mismo año, apenas dos semanas antes de que la entidad fuera intervenida por el Banco de España, CCM renovó una hipoteca por valor de 30 millones de euros a la sociedad Puerta Oro Toledo.

Esta firma, en la que también aparece otra de las personas investigadas por la Udyco, Juan María López Álvarez, es propietaria de un solar de 324 hectáreas en la localidad de Bargas (Toledo), pero no puede construir porque Medio Ambiente decidió considerar "ambientalmente inviable el proyecto". El alcalde de Bargas es Gustavo Figueroa Cid, vicepresidente de la diputación provincial de Toledo y mano derecha de José Manuel Tofiño, presidente de la misma.

El juez Pérez está investigando ahora porque, pese a conocer los problemas para edificar en esta localidad, y en lugar de pedir la ejecución de la hipoteca para librarse de una partida del pasivo tan arriesgada, CCM decidió renovar el préstamo, en vísperas además de la intervención.


El más favorecido

El mayor beneficiado por los préstamos de la caja es, en cualquier caso, el empresario Enrique Ventero Terleira, que recibió más de 100 millones y que está acusado de pagar comisiones a Roca. El cerebro de la trama ha declarado ya en los juzgados que ambos hicieron negocios juntos en Los Alcázares (Murcia), junto al Mar Menor.

En los últimos meses, la Udyco ha estado investigando a la sociedad Las Lomas de Pozuelo, que tiene importantes extensiones de terreno en esta localidad. Ventero Terleira ha declarado ante el juez Torres que Caja Castilla-La Mancha participaba también en el accionariado. Las fuentes judiciales consultadas aseguran que en Los Alcázares, la caja podría haber facilitado también financiación a Montserrat Corulla, ligada también a Roca.


Asamblea

CCM cerró el año pasado con unas pérdidas de 740 millones de euros debido, entre otras cosas, a su alta exposición al sector inmobiliario. Y ahora, todas las cajas de ahorros van a financiar a fondo perdido el rescate de la entidad. Su hucha para garantizar los depósitos de los clientes ha adquirido la emisión de participaciones preferentes de la firma manchega por importe de 1.300 millones de euros. Este producto tiene una rentabilidad cero durante los cinco primeros años, frente al 6 ó 7 por ciento de operaciones similares que se colocan entre los inversores privados.

Caja Castilla-La Mancha celebrará hoy en Cuenca la primera asamblea general ordinaria tras ser intervenida por el Banco de España, en la que se abordará la ratificación de los nombramientos de los directores generales de la entidad y del Grupo CCM y la aprobación de las cuentas de 2008.

En el orden del día, figura la ratificación de los nombramientos del director general de la entidad financiera, Gorka Barrondo, y del director general del grupo, Xabier Alkorta. Varios ex consejeros de la entidad, que fueron cesados, acudirán a la asamblea para exponer su "verdad" de lo que ocurrió en la gestión de la caja».

martes, 23 de junio de 2009

El entorno de Bono continúa desmoronándose. Las empresas de Aurelio González Villarejo podrían estar al borde de la quiebra

Hoy el diario NEGOCIO dedica un amplio artículo a lo que, a todas luces, parecen ser las vísperas de la quiebra ―actualmente se llama concurso de acreedores― del GRUPO G.V., es decir, de la trama, tejido o urdimbre empresarial creada por Aurelio González Villarejo, hombre de orígenes similares a los del Pocero, pero que al contrario que éste, está generosamente adornado por la virtud de la discreción.

Al constructor, fiel amigo de José Bono, las cosas se le están poniendo realmente difíciles y no sólo por el fiasco de su participación, junto a Luis Portillo, en el asalto y posterior demolición de INMOBILIARIA COLONIAL, sino porque también está siendo arrastrado por el fracaso de su aventura ciudadrealeña en el aeropuerto de esa capital y en el complejo residencial aledaño: El Reino de Don Quijote.

Estos, no obstante, no son los únicos negocios del empresario conquense que amenazan ruina. Otros de menor volumen, como el PAU de Las Montanillas en Carranque (Toledo) ya están en situación de semiabandono o de abandono completo, lo cual no es raro teniendo presente el endeudamiento insostenible que reflejan las cuentas de DESARROLLOS URBAPLANING, la sociedad de González Villarejo con la que éste actúa en el citado PAU y también, con la que pretendía trabajar en el de las 24.000 viviendas de Illescas, también en Toledo.

Los propietarios de terrenos afectados por los PAUs de González Villarejo en Carranque deberían ir preocupándose seriamente de su situación si es que aún no han cobrado íntegramente el precio de los suelos que le vendieron. Las fauces de los bancos acreedores ya están abiertas y si, según informa NEGOCIO, el propio González Villarejo no contempla la inmediata presentación del concurso de acreedores, muy bien pudiera pasar que un tercero sí lo presentara.

De paso, también deberían hacer lo propio aquellos otros labradores que vendieron suelo en el campo de golf de PEYBER y que acordaron el aplazamiento de pagos, porque ese PAU hace tiempo que fue aprobado definitivamente y, por lo tanto, está cumplida la condición que dejaba en suspenso los últimos plazos de las compraventas acordadas con VILLA ROMANA GOF la cual, si aún no ha liquidado esas deudas, podría estar violando sus obligaciones contractuales.

En cualquier caso, lo que esta noticia pone de manifiesto es el rápido deterioro de la maquinaria de poder económico y político construida por, o en torno a, José Bono. La dentellada de los acreedores no sólo amenaza a González Villarejo. Méndez Pozo, Díaz de Mera, los Nozaleda... Están sufriendo la misma maldición causada por las aventuras megalómanas, dicen que de Luis Portillo, aunque no tengo para mí que sea Luis Portillo el cerebro de tales aventuras, sino tal vez, su instrumento.

En el terreno político la situación no es mejor y hoy mismo El País publica el acta de defunción ―en sentido figurado, se entiende― del director del CNI. Como sabemos, Alberto Saiz es un leal hombre de Bono, puesto al frente de los servicios de espionaje españoles por el propio Bono y que, además, tiene lazos familiares con él.

Si algo proporciona poder en este mundo, eso es la información y más aún, la información confidencial o secreta. Bono, que será lo que sea, pero en modo alguno una persona corta de entendederas, sino todo lo contrario, más listo, muy de largo, que el hambre; según llegó a Madrid y ocupó el Ministerio de Defensa, se apresuró a tomar posiciones en cotas estratégicas. HISPASAT, ahora presidida por Petra Mateos, fue una, pero sobre todo, ante todas las cosas, se enseñoreó del CNI poniendo allá, no sólo a un familiar, sino a quien le debía todo, a quien había pasado desde la gris existencia de un perito agrónomo hasta una de las consejerías del gobierno de Castilla-La Mancha y eso gracias a la decisión de su primo político.

Como ya he dicho, cuando Bono se cayó del Ministerio de Defensa, empujado por el ímpetu arrollador del Pocero, consiguió salvar los bártulos en su práctica totalidad. Su primo político continuó al frente del CNI; el satélite de comunicaciones español, en las diestras manos de Petra Mateos; y las fastuosas tajadas urbanísticas de Castilla-La Mancha, firmemente aferradas por el estrecho círculo de sus amigos constructores: Díaz de Mera, Méndez Pozo, Barco Fernández y Aurelio González Villarejo, todos ellos subvencionados o financiados, con generosidad autodestructiva, a costa de los dineros de CAJA CASTILLA LA MANCHA, ésta también en manos de otro leal de Bono: Juan Pedro Hernández Moltó.

Pero he aquí que de repente Hernández Moltó ha sido puesto de patitas en la calle por el Banco de España; los constructores aúlicos de Castilla-La Mancha parecen deambular cual almas enajenadas sin acabar de comprender lo que les está pasando; al Director del CNI, al primo político, le hacen pasar por la plancha y ahora, en el agua, chapotea un poco antes de hundirse. Para colmo, se ha sabido de las extrañas asociaciones mercantiles de Petra Mateos Aparicio-Morales con un socio de Juan Antonio Roca Nicolás, el paradigma de la delincuencia económica española y aunque es cierto que nadie parece reparar en la presidenta de TELECOM CASTILLA-LA MANCHA, tampoco nadie debería apostar a que en ese cielo, no truene truene en cualquier momento.

Todos estos y algunos otros, seguro que en su día pensaron, muy satisfechos de sí mismos, que quien tiene padrino se bautiza. La cosa, ahora, está en saber qué piensa hacer ese padrino. Aún no se le ha oído «ni mu» en relación con el asunto de Alberto Saiz, pero del Pocero sí tiene declarado que no le conoce.

viernes, 19 de junio de 2009

La importancia de la televisión de Castilla-La Mancha en una región con la cuarta parte de su población analfabeta

Mientras los brotes verdes de la economía castellano-manchega retoñan entre los escombros ―la vida se abre paso incluso a través del hormigón― según se aprecia en las fotografías, correspondientes al semiabandonado PAU de las Montanillas en Carranque, desarrollado por URBAPLANING, la empresa de Aurelio González Villarejo, el mismo conocido empresario que, además de ser amigo personal de Bono, está presente en todos los grandes fiascos inmobiliarios y financieros de la región y en algunos de fuera de ella, como es el caso de INMOBILIARIA COLONIAL; ayer se producía en el Parlamento regional un agrio debate relacionado con el incendio de Guadalajara pero, también, con la televisión regional.

Esta entidad pública dirigida por Jordi García Candau, especializada en la retransmisión de corridas de toros, certámenes de coros y danzas, fiestas patronales y hagiográficos reportajes sobre la ubérrima y sonriente realidad oficial del gobierno de Bon... digo de Barreda; está recibiendo subvenciones de 59 Millones de Euros y pagando a algunos de sus directivos sueldos anuales de 70.000 € (unos once millones y medio, largos, de Pts.) pero detalles al margen, hay que reconocer a las cosas la importancia que tienen y en Castilla-La Mancha, las imágenes tienen mucha importancia ¿Por qué? Pues porque ―según datos del INE publicados en 2006― en esta región el 20,78% de la población mayor de 16 años es analfabeta o no tiene ninguna clase de estudios y, además, resulta que Castilla-La Mancha va de largo a la cabeza del analfabetismo en España, sólo superada en un escaso 1% por Extremadura.

Para ese casi 21% de personas incapacitadas de tener otra fuente de información que no sean sus propios ojos y oídos, las imágenes de televisión tienen una gran importancia, una consistencia material. Son capaces de alterar la realidad del Mundo, de modificar el pasado y de ocultar el futuro.

De esta forma se explica que el Gobierno de Barreda no repare en gastos y que las últimas noticias sobre el Pocero, pongo por caso, ampliamente cubiertas por los medios de comunicación nacional, hayan merecido sólo escasos segundos en la televisión regional. Así también se explica que lo de CCM haya sido, más o menos, un liviano desajuste contable provocado por la crisis de Estados Unidos y no una quiebra o ya veremos si no un puro y simple saqueo planificado y sostenido en el tiempo.

Reconozco que ese 21% de analfabetos me resulta una cifra insultante y además muy disminuida porque si unos ciertos años de escuela, ya no es analfabetismo, sí que se le parece mucho. A eso se le suele llamar analfabetismo funcional y de éste no tenemos cifras.

Treinta y un años después de que se haya aprobado la constitución, que casi una cuarta parte de la población de Castilla-La Mancha siga calificándose de analfabeta es un oprobio pero, además, sólo puede comprenderse como un fenómeno, no sólo consentido, sino alimentado cuidadosamente por las instancias gubernamentales de la región, por este bonismo-barredismo tan jovial y poético que suele llamar a los planes de especulación urbanística, vertebración; y a los engendros de trece mil viviendas en medio de los páramos despoblados o a los campos de golf regentados por detenidos en la Operación Malaya, desarrollo sostenible.

Así las cosas ¿qué puede extrañar que el Director del Centro Nacional de Inteligencia, criado en los arcanos políticos de Castilla-La Mancha y cuñado ―en cuarto grado de afinidad, pero a fin de cuentas, cuñado― de Bono, se dedique, según dicen, a traficar con patatas?

miércoles, 17 de junio de 2009

Las verdaderas cuentas de CCM en 2008: pérdidas de 1.066 Millones, el 44% de los créditos dados a constructores y 225 Millones perdidos en Ciudad Real

Ahora, lo que es imprescindible conocer es la lista de las personas jurídicas o físicas a las que ha ido a parar ese 44% de los créditos dados por CCM a constructoras y sociedades inmobiliarias, entre las que están, como sabemos, empresas de Juan Antonio Roca, de Pedro Román o de Enrique Ventero, todos ellos protagonistas del caso Malaya. Entre tanto reproduzco literalmente la nota de prensa de Terra-Reuters hecha pública hoy:

«El informe del auditor, que presenta varias incertidumbres y salvedades, asegura que la caja obtuvo unas pérdidas de 1.066 millones de euros antes de impuestos en el ejercicio 2008 y que, pese a la intervención realizada por el Banco de España, la evolución de su negocio y la recuperación de activos fiscales por 403 millones de euros dependerá del plan de actuación de los actuales administradores.

A cierre del primer trimestre, la morosidad de la caja era una de las más altas del sistema financiero español, un 12 por ciento, y las pérdidas ascendían a 11 millones de euros.

'La propia formulación de estas cuentas anuales del ejercicio de 2008, en cuanto supone un ejercicio de realismo, debe ser el punto de partida para el diseño e implementación de las actuaciones a desarrollar para consolidar el negocio y viabilidad de la caja', afirma la entidad en su informe de gestión.

Según los datos de la auditoría, en el momento de su intervención, Caja Castilla la Mancha contaba con un coeficiente de capital regulatorio (coeficiente de solvencia) del 5,2 por ciento (1.000 millones), inferior al mínimo exigido del 8 por ciento (1.540 millones).

Sin embargo, gracias al rescate del Banco de España, que otorgó una línea de avales de 9.000 millones de euros de importe máximo - a 31 de marzo ha sido dispuestos 1.500 millones - y a la suscripción por el Fondo de Garantía de Depósitos de una emisión de participaciones preferentes por 1.300 millones de euros, el ratio de solvencia se ha elevado al 11 por ciento.

'Los objetivos de gestión asumidos desde la sustitución por Banco de España de los anteriores administradores, se ha centrado, prioritariamente, en la normalización organizativa, del negocio minorista y de la recuperación de la inversión dudosa', afirma la caja en su informe de gestión.


RIESGO INMOBILIARIO

Las cuentas firmadas por el auditor atribuyen a su exposición al mercado inmobiliario una de las principales razones para las dificultades financieras de la caja.

De hecho, según consta en el informe de auditoría, a 31 de diciembre de 2008 la caja poseía inversiones en el sector - mediante créditos o inversiones directas en compañías - que ascendían a cerca de 7.900 millones de euros.

Tal y como afirma la propia entidad en su informe de gestión, su exposición al negocio constructor e inmobiliario ascendía a 31 de diciembre de 2008 al 44 por ciento de su cartera de créditos.

Una de las salvedades que destaca el auditor es que el grupo mantiene 'ciertos activos inmobiliarios por 242,9 millones de euros netos de deterioro para cuya evaluación del deterioro se han utilizado tasaciones realizadas por terceros basadas en hipótesis e hitos inmobiliarios cuyo cumplimiento no puede ser evaluado'.


PROYECTOS MEGALÓMANOS EN CIUDAD REAL

Uno de los proyectos que ha sido más criticado a los gestores de la entidad manchega ha sido su inversión en el aeropuerto de Ciudad Real y el complejo residencial y de ocio 'El Reino de Don Quijote'.

El aeródromo, situado cerca de la ciudad castellana, cuenta con poco tráfico y está demasiado sujeto a ciertos desarrollos turísticos muy retrasados como el mencionado 'Reino de Don Quijote', un proyecto que pretende aunar casinos, golf, hoteles y viviendas de lujo en la meseta manchega.

A este respecto, el auditor pone en duda que la sociedad pueda recuperar las inversiones realizadas en ambas operaciones - tanto el aeropuerto como el complejo inmobiliario - que cifra en 30,8 millones de euros por su participación directa y casi en 195 millones de euros mediante financiación».

martes, 16 de junio de 2009

Los viajes de placer del director del CNI, otro hombre de Bono, y el decálogo contra la corrupción

Ayer me refería al olvidado decálogo contra la corrupción que fue eje central de la propaganda el PSOE en las últimas elecciones municipales y autonómicas. Entonces el Presidente del Gobierno y hombres muy destacados de su equipo aseguraban, un día sí y otro también, que ningún imputado por corrupción iría en sus listas electorales, que no consentirían que ningún imputado por corrupción, en lo que de ellos dependiera, ocupara cargos públicos y que, además, serían especialmente rigurosos con los militantes de su propio partido.

Aquella era una buena idea. Difícil de cumplir porque los implicados se defenderían ferozmente, desplegarían todos los elementos posibles de sus respectivas parcelas de poder y pondrían sobre la mesa sus correspondientes bolsas de votos, lo cual era un argumento de mucho peso, pues como se sabe en España desde la época de la Restauración, paradigma del caciquismo, el tiranuelo que está a pie de obra es el que más fácilmente compra votos y cautiva votantes.

Era una buena idea, digo, porque la degradación de nuestra vida pública está empezando a ser irrecuperable. Ya dije que el Parlamento Europeo calificó hace poco la situación española de «corrupción endémica». Las grandes operaciones policiales o judiciales desencadenadas en los últimos años están poniendo de manifiesto demasiados nexos entre cada una de las tramas descubiertas, desde «Malaya» a «Gürtel» o desde «Ninette» a «Astapa», además de una constante reiteración de ciertos nombres que siempre parece que «pasaban por allí» casualmente.

De aquel riguroso decálogo contra la corrupción no se ha vuelto a oír hablar. El PSOE ―al igual que el Partido Popular― llevó en sus listas a sujetos sospechosos de corrupción con causas abiertas flagrantes y, en la mayoría de los casos, esos reprobables sujetos ―por no decir, despreciables, pues poco aprecio le debe la res publica a quienes tan cualificadamente se han hecho sospechosos a ojos de la Justicia― ganaron electoralmente, apresurándose, por un lado, a asegurar que las urnas, como a aquél la Historia, les habían absuelto; y por otro, a advertir a sus partidos que harían muy bien en no «toserles» no fuera a ser que sus bolsas de votos cautivos acabaran por desplazar el signo político de los tiempos.

Como la corrupción parece ser que no castiga electoralmente y como la debilidad del Gobierno resulta manifiesta, ni Rodríguez Zapatero, ni el resto de los dirigentes del PSOE han vuelto a hablar de su decálogo contra la corrupción, limitándose a hacer alharaca del caso Gürtel y a silenciar los muchos indicios que ligan a destacados prohombres de su partido con la trama malaya. Por supuesto, el silencio también reina con respecto a los nexos, más que evidentes, que conectan el caso Gürtel y el caso Malaya, entendido éste en sentido amplio, es decir, Hidalgo, Saqueos, Ballena Blanca, Astapa, etc. etc.

Pero olvidarse del decálogo contra la corrupción ha sido una mala idea, tan mala como buena fue, en su día, ponerlo sobre la mesa. Hoy El Mundo lanza una andanada demoledora contra la línea de flotación del Gobierno de Zapatero, en general ―ya tocado gravemente por el caso Chaves― y contra la vicepresidenta Fernández de la Vega en particular, que fue quien se empeñó en renovar el mandato del director del CNI, Alberto Sáiz.

El Mundo ya había hecho una advertencia seria cuando hace algún mes publicó que el tal Alberto Sáiz podía haber estado cazando en Africa ―lo cual era falso. No estuvo cazando, estuvo pescando― con dinero público. Hoy el mismo periódico publica dos páginas con documentación gráfica que acredita «que Alberto Sáiz participó en la pesca del pez espada en Senegal. No solamente eso, según los denunciantes, el director del CNI intentó luego borrar sus huellas. El Mundo dispone de un acta notarial que corrobora que su imagen fue eliminada de la web de la empresa que organizó la pesca».

En la portada de ese periódico se lee: «acusan a Sáiz de cazar y pescar en países exóticos con cargo al CNI» y el titular se ilustra con una fotografía del director del servicio de espionaje español sosteniendo un espléndido pez espada y rodeado de agentes del Centro. Luego, esa misma fotografía aparece manipulada. Mientras el cuerpo de Alberto Sáiz continúa en su sitio, su cabeza ha desaparecido y sido sustituida por la de uno de los funcionarios que le acompañan, por cierto con tanta sagacidad que el funcionario en cuestión conserva su propia cabeza a la par que la comparte con el cuerpo del señor Sáiz en un ejemplo imposible de duplicidad cuántica.

¿Qué esperaban Rodríguez Zapatero y María Teresa Fernández de la Vega? ¿Que esto no pasara? Como todos los que le han precedido y todos los que le seguirán en casos similares, Alberto Sáiz, tras las primeras informaciones sobre sus «hechos cinegéticos», compareció en el Congreso de los Diputados y se puso solemne. Toda esa información eran calumnias, injurias, falacias, vilezas, canalladas de cobardes. El jamás había utilizado medios públicos para su solaz. El era una persona con «los bolsillos de cristal».

Alberto Sáiz llegó al CNI desde Castilla-La Mancha y, concretamente, desde una de las consejerías de José Bono ―al que le unen lazos familiares. Está casado con una prima de la esposa de éste― la de Industria; y desde la Dirección de Medio Ambiente, también bajo el gobierno de José Bono. Fue Bono, en su calidad de Ministro de Defensa y hombre muy sabedor de lo que vale la buena información, quien le colocó al frente del CNI y cuando Bono cayo, empujado por la arrolladora personalidad de Paco el Pocero, Sáiz consiguió mantenerse donde estaba y lo que ha sido más difícil, renovar in extremis su mandato a pesar de que el dedo acusador de sus propios actos ya estaba posado sobre su frente.

¿Qué creían Rodríguez Zapatero y Fernández de la Vega que iba a pasar cuando renovaron en el cargo a Alberto Sáiz? Es más ¿qué creían el Presidente y la Vicepresidenta que iba a pasar cuando decidieron traerse a Madrid a Manuel Chaves y a Gaspar Zarrías, al que algunos califican como el Rasputín andaluz?

Puede que creyeran que iba a pasar, exactamente, lo que ha pasado, pero si es así, tienen una forma muy escabrosa de aplicar el decálogo contra la corrupción.

lunes, 15 de junio de 2009

El PSOE de Castilla-La Mancha se desentiende otra vez de Seseña mientras la ministra de vivienda ofrece apoyo jurídico a los vecinos de El Quiñón

Hay cosas que no tienen remedio y el apoyo, unas veces manifiesto y otras de facto, del PSOE toledano a los intereses del Pocero en Seseña es una de esas cosas. En los últimos días Francisco Hernando ha vuelto a lanzar un envite al Ayuntamiento de la localidad toledana. Se larga, se va a construir a otros países donde hay gobiernos que le respetan ―Por ejemplo el gobierno de Obiang Nguema, un ejemplo de honestidad política, lo cual, para que no haya duda, digo irónicamente y también con una cierta amargura― y abandona la urbanización de El Quiñón y las obligaciones que aún le ligan a ella.

En este sentido, hoy, Manuel Fuentes (en la foto) ha contestado en extensa rueda de prensa a las últimas declaraciones o manifestaciones de Urdaci, digo del Pocero, pero esta no es la cuestión que me ocupa ahora, sino lo dicho el pasado día 12 por la Secretaria de Comunicación del PSOE de Castilla-La Mancha, Esther Padilla.

Según esta señora, que habla en nombre del partido de Barreda «Si el promotor tiene que urbanizar, que urbanice; y si deposita una fianza y no urbaniza, pues la fianza se podrá hacer cargo de la financiación».

En otras palabras, que ni el PSOE regional, ni el Gobierno de Barreda tienen nada que decir en un asunto como el de la urbanización del Pocero en Seseña; un asunto que se está viendo en los tribunales, con José Luis Martínez, alcalde socialista de la localidad cuando todo comenzó, acusado a instancias de la Fiscalía Anticorrupción de Toledo, de graves delitos; un asunto con el que destacadas figuras del PSOE toledano han sido relacionadas por informaciones reiteradas en los medios de comunicación, como es el caso de Emiliano García Page; o un asunto que tiene por protagonista central a Francisco Hernando Contreras, el mismo que fue descubierto haciendo obras en el hipódromo de José Bono.

Si el Pocero se va de Seseña y deja incumplidas obligaciones que tenía contraídas como el Agente Urbanizador que era, el problema es del Ayuntamiento. El PSOE de Castilla-La Mancha no tiene opinión sobre el caso y, mucho menos, ninguna iniciativa que impulsar en apoyo de Manuel Fuentes ―un «gilipollas, el único alcalde honrado de España», como dicen que le dijo un día el Pocero― y de los vecinos de El Quiñón.

Sin embargo, hoy mismo se ha dado una curiosa noticia. La ministra de vivienda, Beatriz Corredor, sin ninguna competencia funcional en los problemas urbanísticos de Seseña, ha declarado que su ministerio prestaría la asistencia jurídica que necesitaran a los vecinos de la urbanización del Pocero, en el caso de que éste hiciera efectivo su anuncio de abandonarla.

El hecho contrasta violentamente con la actitud de los responsables políticos del PSOE toledano, por no decir con la actitud del silente José María Barreda, que tan efusivos abrazos dicen que le daba a Paco el Pocero cuando le recibía en su despacho.

Este intenso contraste en las reacciones, me trae a la memoria un párrafo del libro de las periodistas Alejandra Ramón y Ruth Hugalde: «El Pocero de Seseña», que en su día fue «Premio Debate» y del que nadie ha desmentido ni una sola coma. En la página 160 de ese texto se lee lo siguiente:

«Verano de 2006. A las puertas del despacho de la ministra de vivienda, un consejero de una de las mayores inmobiliarias españolas espera reunirse con María Antonia Trujillo. Habían hablado un día antes por teléfono y ella le había citado en su despacho: “Ven a las cinco de la tarde, tengo que contarte algo”, le dijo. Mientras esperaba su turno, el consejero vio marcharse al director de uno de los primeros periódicos del país. Un encuentro que había retrasado ligeramente su cita. Pero la información valió la pena. Tras las formalidades de turno, Trujillo empezó a contarle una extraña trama de intereses inmobiliarios y supuestos favores políticos en Seseña que salpicaba directamente a José Bono. Moncloa no tenía pruebas, pero sospechaba que las acusaciones eran ciertas... El consejero se despidió de la ministra, consciente de que le estaba utilizando para trasladar la historia a la prensa. Quería que él fuera la bolita que golpease la primera ficha del dominó e impulsase la caída del resto».

Entonces algo cayó. Concretamente, un ministro de defensa al que el Pocero tenía por amigo y que en los últimos tiempos asegura no haberle conocido nunca: José Bono. Hoy en día, con las barbas de Manuel Chaves desprendiendo flamígeros destellos, uno diría que el injerto capilar del señor Bono debería ser puesto a remojo urgentemente, pero se trataría de un cálculo arriesgado. ¿Quién se acuerda ya del decálogo contra la corrupción que tanto aireó el PSOE durante las últimas elecciones municipales? ¿Qué fue de aquellas afirmaciones de José Blanco de que no era «consentible» que un imputado por corrupción continuara desempeñando su cargo público? ¿Se lo preguntamos a Alejandro Pompa, alcalde de Carranque, Toledo?

Castilla-La Mancha es un universo cerrado, una extravagancia en la que una caja de ahorros quiebra por dar créditos multimillonarios a los amigos del presidente o a los protagonistas del caso «malaya» ―que supongo que no serán, también, amigos del presidente― donde en los aeropuertos sólo sobrevuelan los grajos, donde los destituidos consejeros de la caja quebrada acusan de falsificación a los directivos que ellos mismos pusieron o donde el presidente regional se pasea sin vergüenza al lado de algún imputado por graves delitos de corrupción. Castilla-La Mancha necesita una Fiscalía Especial para ella sola porque va a estallar y cuando se produzca el ziquitraque, amables y no tan amables lectores, ríanse de Málaga.

domingo, 14 de junio de 2009

El equívoco episodio de la quiebra del aeropuerto de Ciudad Real. Una empresa de Díaz de Mera tras la petición de concurso

El aeropuerto de Ciudad Real ha vuelto desde hace unos días a la más rabiosa actualidad. Una sociedad, MONTREAL MONTAJES, a la que CR AEROPUERTOS adeuda 17 Millones de € ha presentado en los Juzgados de Ciudad Real una solicitud de concurso necesario de acreedores contra esta última.

El fiasco se veía venir. La continuidad del aeropuerto de Ciudad Real parece sólo depender de dos opciones: o se encuentra un comprador rápidamente, al menos para una parte sustancial de la sociedad o de sus terrenos, o se vuelca sobre él dinero público a discreción.

De hecho, según un informe de CCM al que se refiere El Mundo, CR AEROPUERTOS adeuda a distintas sociedades más de 126 Millones de Euros. La totalidad de su capital social asciende a algo más de 103 millones, si bien hay acordada desde el pasado abril una última ampliación de este capital por valor de otros 100 millones que no que está resultando muy difícil de cubrir.

Por lo tanto no se trata sólo de que la deuda a corto supere el activo circulante de la sociedad. Es, pura y sencillamente, que CR AEROPUERTOS se está quedando sin capital para hacer frente a sus deudas. De hecho la sociedad presenta aún signos de vida porque el Gobernador del Banco de España prohibió a los administradores de la intervenida CCM ejecutar los créditos vencidos y no pagados por CR AERIPUERTOS.

Sin embargo, ahora, a esta situación se suma el truculento episodio de la solicitud de concurso de acreedores y digo que esto es truculento porque la entidad que ha presentado esa solicitud es una empresa en la que participa el propio Domingo Díaz de Mera y en la que otra de sus sociedades, RUTESO APLICACIONES, es accionista mayoritario.

Así podríamos pensar que los propios accionistas mayoritarios de CR AEROPUERTOS se hacen el seppuku. Sin embargo el asunto o su truculencia no termina aquí. Poco después de difundirse la noticia de la solicitud de concurso, CR AEROPUERTOS anunció que ha presentado denuncia contra el presidente de MONTREAL, José Angel González Tausz, por estafa procesal, coacciones, realización arbitraria del propio derecho, etc. etc. Al mismo tiempo la sociedad del aeropuerto de Ciudad Real aseguran que la iniciativa de MONTREAL sólo busca adelantar el pago de los 17 Millones que CR AEROPUERTOS adeuda a ésta.

Y para dar a todo esto la emoción de un triple salto mortal, Domingo Díaz de Mera (en la foto) y los Barco Fernández se desvinculan de la decisión de González Tausz, asegurando que ellos, accionistas mayoritarios de MONTREAL, no tienen nada que ver con el asunto.

No obstante, acabe como acabe este turbio juego de equívocos, el incidente pone sobre la mesa una cuestión esencial. Resulta que los más importantes socios de CR AEROPUERTOS son, al mismo tiempo, acreedores de esta sociedad y, además, en cantidades fabulosas.

Este mecanismo presenta una curiosa vertiente. Resulta que estos socios, Díaz de Mera, Barco Fernández, Méndez Pozo y González Villarejo, fundamentalmente, financiaron su inversión en el aeropuerto de Ciudad Real con créditos de CAJA CASTILLA-LA MANCHA y garantizaron esos créditos con las propias acciones de CR AEROPUERTOS.

A su vez, puesto que ellos eran quienes decidían, se convirtieron, al menos en el caso de Díaz de Mera, en proveedores de su propia sociedad, naturalmente transfigurados en otra personalidad jurídica. Así, por ejemplo, CR AEROPUERTOS adeuda 17 Millones a Díaz de Mera y sus socios de MONTREAL o 91,5 Millones a una UTE formada por ISOLUX ―la empresa de Luis Delso, también fuertemente participada por CCM― y SACYR, que ya estaba tardando en aparecer.

Ahora, con la inversión del aeropuerto convertida en ruinosa, este esquema de inversión y financiación se vuelve muy singular. CCM, capitaneada por el destituido Hernández Moltó, financió una inversión multimillonaria a unas personas estrechamente vinculadas al presidente del Gobierno Regional. Estas personas garantizan esos grotescos préstamos con acciones de la propia inversión financiada, es decir, no arriesgan un céntimo de su patrimonio pues si la ocurrencia llegaba a quebrar, CCM sólo podría resarcirse con las acciones de una sociedad en ruinas cuyo patrimonio se había adquirido con el propio dinero de la Caja, no con el de los socios que la habrían llevado a la quiebra.

Pero no acaba aquí la cosa. Como resulta que esos socios que invirtieron en el aeropuerto con dinero de CCM, son quines toman las decisiones ejecutivas en el consejo de administración del aeropuerto, nos encontramos con que, al menos en parte, ellos mismos, a través de otras «marcas» se hacen con contratos, también multimillonarios, para la construcción y dotación del aeropuerto.

De este modo tan simple, la inversión financiada por CCM se vierte en los bolsillos de unas empresas que pertenecen a quienes toman las decisiones en el aeropuerto que así se convierten en acreedores de su propia sociedad o, mejor dicho, de la sociedad de CCM porque, como hemos visto, bien por inversión directa, bien por financiación, el aeropuerto ha sido sufragado por CCM ―según la información hecha pública por El Mundo― en un 90%.

Si todo hubiera salido bien, Díaz de Mera, Méndez Pozo, Barco Fernández, González Villarejo y algunos otros, también habrían hecho un fabuloso negocio sin arriesgar un céntimo, pero las cosas parecen haber salido mal. Veamos qué efecto tiene o puede tener esta calamidad.

Si con el aeropuerto en quiebra o en vísperas de quiebra, uno de los socios mayoritarios de la entidad, pongamos Domingo Díaz de Mera, instara un concurso de acreedores, el resultado más significativo que esto provocaría sería que CCM tendría que ejecutar las garantías de los préstamos concedidos a los socios de CR AEROPUERTOS. Las garantías de esos créditos son las acciones de la sociedad, que CCM tiene pignoradas, puestas en prenda, para entendernos.

Lo malo del asunto es que las acciones de CR AEROPUERTOS, con la entidad quebrada, no valen ni el papel en el que están anotadas, así que los socios, que nada arriesgaron en un principio, nada pierden en el final pero, como además son acreedores del aeropuerto y tienen que cobrar por los servicios que se prestaron a sí mismos, CR AEROPUERTOS, tendrá que cederles la parte alícuota que les corresponda de los activos ―básicamente terrenos― que a fecha del concurso existan, activos que, en su práctica totalidad, han sido pagados con el dinero de CCM.

En resumen, que los millones de euros salen de la Caja de Hernández Moltó, llega a una sociedad en la que unos «socios» deciden contratar consigo mismos cobrando sus servicios del dinero que CCM les había prestado. Llegado el desastre, la Caja se queda con las acciones de una sociedad quebrada y los socios con el dinero contante y sonante que la Caja les prestó o, en su caso, con los terrenos que compraron, a precio miserable, con ese mismo dinero y que, curiosamente, el Gobierno Regional presidido por José María Barreda, amigo personal de varios de ellos, ha cambiado de condición multiplicando su valor ―de 54 céntimos m2, precio de adquisición expropiación mediante, a 300 ó 400 €/m2― mediante la modificación de la Ley del Suelo de Castilla-La Mancha. Conclusión: CCM pierde y los socios ganan, sí o sí.

No digo yo que esto sea lo que está pasando. Puede que el enfrentamiento entre Domingo Díaz de Mera, Barco Fernández o Larrañaga Arruti, con el presidente de MONTREAL, José Angel González Tausz sea completamente real. Puede que González Tausz vea como la aventura de sus otros socios le está arrojando a la quiebra y puede que sienta un terror pánico al calibrar las probabilidades de llegar a cobrar alguna vez los 17 Millones que se adeudan a su sociedad, pero lo cierto es que, en este momento, el concurso de acreedores de CR AEROPUERTOS no parece ser una catástrofe para Domingo Díaz de Mera, Aurelio González Villarejo y los demás, de ahí que todo el episodio resulte un poco demasiado ficticio.

Por último, hay otra cosa de suma importancia en la noticia publicada por El Mundo. Cuando CCM financió el aeropuerto de Ciudad Real, los socios del ingenioso negocio no sólo aplicaron esos créditos a la construcción del aeródromo, sino a dotar una aventura de la que todavía falta un análisis en profundidad: el desembarco de Luis Portillo y sus mesnadas en INMOBILIARIA COLONIAL.

Conscientes de la importancia y tamaño de la presa, Portillo, Koplowitz, Díaz de Mera, Aurelio González Villarejo y otros «constructores» de menor renombre como es el caso de Juan Gracia Jiménez, el propietario de PEINSA-97, aunaron fuerzas en la OPA lanzada contra COLONIAL. Ahora nos enteramos que esa OPA fue también financiada por CCM, pero de forma oculta o indirecta, es decir, a través de unos créditos dados y justificados para una cosa y usados para otra.