miércoles, 18 de febrero de 2009

El «agujero» de Caja Castilla-La Mancha podría ascender a tres mil millones de Euros

Poco a poco los datos van saliendo a la luz. Según el artículo que publica hoy El Mundo (se puede descargar desde aquí) Los técnicos de UNICAJA, presidida por Braulio Medel y que ha sido elegida para encubrir el fiasco de CCM; estiman que el agujero existente en Caja Castilla-La Mancha oscilaría entre 1.000 y 3.000 millones de Euros, es decir, entre unos ciento setenta mil millones y medio billón de Pts.

En esta situación, la condición de UNICAJA y, por tanto de Chaves y Zarrías, es que el Gobierno central, el Banco de España o los dos juntos, pongan antes de la absorción, al menos los 1.000 millones de € citados. «UNICAJA quiere un saneamiento previo, porque no quiere una operación que pueda contaminar sus cuentas» han manifestados fuentes de la dirección de la Caja andaluza.

Por su parte, el Ministro Solbes, sin fijar ningún compromiso, no descartó la aportación de dinero público para tapar ese agujero. El dinero podría salir también del Fondo de Garantía de Depósitos pero, como igualmente informa El Mundo, la cantidad disponible en el FGD es de 6.000 millones, de forma que tapar el quebranto originado por la dirección de Hernández Moltó en CCM diezmaría, grave o gravísimamente, esa cantidad en un momento en el que están empezando a aflorar los problemas en las entidades financieras, como ha puesto de manifiesto la negativa del SANTANDER a reembolsar, al menos durante los próximos cuatro años, los depósitos hechos en su fondo BANIF INMOBILIARIO; o la puesta a la venta de todas sus oficinas por parte del BBV; y todo esto sin contar con que aún está por llegar el golpe de las «hipotecas basura» españolas, es decir, de los «créditos de promotor» que tan compulsivamente se dieron confiando a ciegas en que con la recalificación de suelos rústicos comprados a precio miserable, el éxito del negocio estaba asegurado.

La situación es grave y alguna responsabilidad, digo yo, que se tendrá que derivar de esto, aunque no sea más que la exigible a «un ordenado comerciante», porque habrá que preguntar dónde está ese medio billón de pesetas y por qué y en función de qué intereses ha ido a parar a donde ahora está.

Pero entre tanto, el mismo artículo de El Mundo da ciertas claves de la forma en que se ha estado actuando en CCM o, mejor dicho, de la forma en que se ha procurado tener calladas las bocas de aquellos que podían haber hablado a tiempo.

Así por ejemplo, hoy se ha conocido la dimisión del consejero de CCM, Ignacio López del Hierro. Este señor, compañero sentimental, según el periódico, de María Dolores de Cospedal, ingresó en el Consejo de la caja en 2007 a instancias de Juan Pedro Hernández Moltó quien lo justificó diciendo que que el Sr. del Hierro «ha desarrollado una larga y destacada carrera profesional en el sector inmobiliario español, como consejero ejecutivo de BAMI y METROVACESA»

Lo cierto es que esa incorporación se produjo después de las últimas elecciones, cuando Cospedal arrancó 100.000 votos a Barreda y, además, fue acompañada del nombramiento de varias personas de confianza de la citada Cospedal.

Más significativa aún es la resistencia a dimitir, siguiendo las directrices de su partido, del consejero Germán Chamón y de algunos otros, cuya filiación no se cita, pero que pertenecerían al grupo de cargos del PP bien asentados antes de la llegada de Cospedal, en definitiva, al grupo de viejos compañeros de fatigas de José Bono.

Digo que esto es más significativo, porque al parecer, Germán Chamón tiene ciertos intereses inmobiliarios en Cuenca directamente ligados al amigo de Barreda, propietario de “La Tribuna” y ex presidiario “MichelMéndez Pozo.

Cosas así bien podrían dar razón de por qué los consejeros del PP en CCM han tardado tanto en darse cuenta de lo que se estaba cociendo, cuando informaciones más que inquietantes llevan meses en los periódicos. Pero, claro, hay que comprenderlos, Hernández Moltó les había dicho que sólo se trataba de «rumores malintencionados». Sólo le faltó añadir: «propagados por una abominable página de Internet llamada Notitia Criminis».