jueves, 23 de octubre de 2008

La empresa concesionaria de la redacción del POM de Illescas está relacionada con los "malayos" Carlos Sánchez y Andrés Lietor

GESCOAR ASESORES, empresa que se alzó con la contrata para la redacción del Plan de Ordenación Municipal de Illescas, está estrechamente relacionada con dos de los principales imputados en la Operación Malaya: Carlos Sánchez y Andrés Lietor, a través de la mercantil CCF21 NEGOCIOS INMOBILIARIOS S.A. cuyo funcionamiento en Marbella ocupa una buena parte de los 471 folios del Auto de procesamiento del Caso Malaya.


La adjudicación de la redacción del Plan de Ordenación Municipal.

La noticia de las extrañas circunstancias que rodean a GESCOAR ASESORES (CIF: B83783472) Sociedad que ha cobrado 360.000 € por la redacción del POM de Illescas, ha saltado a la luz a partir de la denuncia expuesta por la PLATAFORMA CIVICA DE LA SAGRA. Según esta asociación y según los datos que constan en el Registro Mercantil, la empresa se constituyó sólo 17 días antes de la aprobación en el Pleno del Ayuntamiento de Illescas -Presidido por Tofiño- del pliego de condiciones relativo a la licitación del POM. Su capital fue el mínimo legal exigible y no consta ningún otro patrimonio a su nombre ni, tampoco, que tenga contratado personal alguno. Así mismo, esta sociedad, según las cuentas registradas, carecía de ingresos, y su saldo en el ejercicio 2004, año en que tuvo que depositar la garantía correspondiente a la adjudicación del concurso público, ascendía a 2.715 €.

Las vivas sospechas se acentúan aún más si se tiene en cuenta que la sociedad en cuestión trasladó su domicilio desde la C/ La Diligencia, número 4 de la barriada de Entrevías de Madrid (en la foto) hasta la Cañada Real de Merinas, un asentamiento chabolista de Illescas; que carece de cualquier experiencia en el sector; y que su plica era la más cara de las presentadas al concurso.

A causa de todas estas extrañas circunstancias, la PLATAFORMA CÍVICA DE LA SAGRA ha anunciado que entregará a la Fiscalía Anticorrupción toda la documentación que ha recabado sobre la adjudicación de la redacción del POM de Illescas, haciendo notar, además, “la falta de colaboración del Ayuntamiento que no les facilita el acceso a la documentación del expediente de adjudicación del concurso, a pesar de contar con el compromiso del arquitecto municipal”

Ante esto, Tofiño, no sale de su perplejidad. Dice, según ABC, estar «alucinado» (sic) y que «El POM se aprobó por unanimidad de todos los miembros del pleno, estuvo expuesto, el Ayuntamiento se lo ha explicado a las asociaciones, a los partidos políticos, a todo el mundo... No sé si es que la gente se vuelve loca o tiene un afán de protagonismo de la hostia (sic) pero (esa denuncia) no tiene ningún sentido».

Por su parte, el presidente de la asociación Illescas Norte aclaró que lo que pretenden con esto es «hacer algo como ciudadanos para impedir que La Sagra sea objeto de corrupción urbanística como lo viene siendo últimamente». Illescas «es la punta del iceberg después de Seseña».


La sombra de la Operación Malaya.

Pues bien, sabido todo esto, convendrá investigar si tras la concesionaria de la redacción del POM hay algo más que merezca tenerse en cuenta y, al parecer, sí que lo hay.

GESCOAR ASESORES tiene como administrador único, en estos momentos, a un individuo llamado Pedro Carlos Cogollo de la Fuente que fue nombrado como tal, es decir, como administrador único, el 8 de enero de 2007. En esa misma fecha se inscribieron en el Registro Mercantil correspondiente el cese del Consejo de Administración anterior formado por el propio Cogollo de la Fuente y la señora o señorita Yolanda Chalmeta Cárdenas.

El señor Cogollo de la Fuente se dedica a varias actividades empresariales y así aparece como administrador, además de en GESCOAR ASESORES, en NUEVA ALCOHOLERA SL, en GESTIÓN Y OBRAS PREVINCO SL y en GESTIÓN DE SERVICIOS URBANÍSTICOS HENARES SL.

Sin embargo, mucho más interesante, de momento, es la señora o señorita Yolanda Chalmeta Cárdenas, quien desaparece de la administración de GESCOAR en enero de 2007 pero que desde 1996 hasta la fecha, viene desempeñando el cargo de apoderada de la mercantil AIRLINE CARGO SYSTEM ESPAÑA SA, antes denominada FLY WORLD SA y con CIF: A81179004.

Es aquí, precisamente, donde descubrimos datos reveladores sobre círculo en el que se mueven los administradores de GESCOAR. En el consejo de administración de esta empresa constan nombres muy relevantes como el de Frank Westermann pero, por ahora, debemos fijar la atención, especialmente, en dos de ellos: el de José Ramón García Llorente y el de Wael El Rez.

José Ramón García Llorente fue secretario no consejero de CCF21 NEGOCIOS INMOBILIARIOS SA y fue consejero y apoderado de esa misma sociedad en cuyo actual consejo de administración también aparecen como apoderados los detenidos, presos e imputados durante la Operación Malaya, Andrés Lietor Martínez y Carlos Sánchez Fernández. En cuanto a Wael El Rez, también tuvo los cargos de apoderado y de consejero de CCF21.

Sin embargo, la lista de administradores de esta sociedad oculta, más que desvela, a quienes ostentan su auténtico control. Para averiguar este punto es preferible acudir al Auto de imputación dictado por el Juzgado nº 5 de Marbella el 18 de julio del 2007.

Las pistas que dirigen la investigación hacia CCF21 NEGOCIOS INMOBILIARIOS SA , empresa de Carlos Sánchez según el Juez Miguel Angel Torres, aparecen muy pronto en el curso de la investigación. Concretamente en el registro de las oficinas de MARAS ASESORES, el cuartel general de Roca en Marbella. Así, según se puede leer en la página 8 del citado auto de imputación: “En el registro de Maras Asesores se localizaron una serie de archivos informáticos en el que se ponen de manifiesto los flujos monetarios de Roca que tendrían un origen y destino supuestamente delictivo. Se trata de los archivos marasasesores/puesto2/handydriver/Lapiz/Condeor/ Cajas, archivos “Cajas2004.xls”, “Cajas2005.xls” y “Cajas2006.xls” y marasasesores/puesto2/ handydriver/Lapiz/Salva, archivos excel “Cuenta AR.xls”, “Cuentas CCF21.xls”, “hoja de caja caña.xls”, “Ayuntamiento.xls” y “FSR.xls”.

Es imposible detallar ahora cada uno de los hechos acreditados en el Sumario Malaya (véanse los siguientes documentos: 1 y 2) en los que aparece implicada la mercantil CCF21 y sus “apoderados” Carlos Sánchez Hernández y Andrés Lietor Martínez, pero el siguiente párrafo que aparece en la página 417 del Auto de imputación puede ser un resumen adecuado de esos hechos:

La llegada de Roca al Ayuntamiento de Marbella marca el punto de partida de una actividad en la que Roca se beneficia de su labor en el Ayuntamiento de Marbella para obtener enormes beneficios por medio de su participación en diversas sociedades entre las que se encontraría Mediterránea de Inmuebles 47 en la que es el socio oculto de Carlos Sánchez y Andrés Lietor.

Gracias a Roca MI47 obtiene con la permuta del hotel Pueblo Andaluz varias parcelas y enormes beneficios, terminando en poder del propio Roca parcelas como Siete Corchones, Cortijo del Alicata, Rio Verde, etc.

Incluso Roca y Carlos Sánchez tienen una cuenta en común, la denominada Cuenta 270 en la que se reflejan las cuentas entre Roca y Carlos Sánchez sí bien Roca en modo alguno aparece formalmente como titular de las propiedades que se le atribuyen”.

Parece pues, un hecho claro que tanto la mercantil CCF21, como los citados Sánchez y Lietor se mueven dentro del círculo más íntimo de Roca y que su implicación en esa estructura que el Juez Miguel Angel Torres definió como “organización criminal dedicada a una multiplicidad de delitos”, no es algo meramente accidental. De hecho, a Carlos Sánchez se le tiene por el Maestro que enseñó a Roca todo lo que sabe y por el autor de un chascarrillo que cuentan que Roca repetía a menudo: “cada día se levanta un tonto dispuesto a que le roben su solar. Busquemos a ese tonto”.

Es cierto que los nombres que aparecen en el consejo de CCF21 hacen dudar de que el verdadero control de esa sociedad esté en manos de los referidos Sánchez y Lietor. Ahí nos encontramos con rancios nombres de la aristocracia española representando a la banca alemana, como es el caso de Luis Chapa Martínez de Irujo, contacto en España del Europäische Hypothekenbank der Deutschen Bank o, incluso, con algún juez del Tribunal de Comercio de París, como Monsieur Francis Picard, pero eso no quita sentido, sino que se lo da al misterioso hecho de que un hombrecillo oscuro, pobre y desconocido, como era Juan Antonio Roca a su llegada a Marbella, acabara tejiendo, en unos pocos lustros una red cuyos tentáculos recorren la Península de Norte a Sur y de Este a Oeste.

Ahora, tras el extraño episodio de GESCOAR ASESORES y de la redacción del POM de Illescas, descubrimos nuevos lazos con la “organización” de Roca. La cosa puede parecer insólita, pero quizás no tanto si recordamos al arquitecto Oriol asociado con Arteche, Galarraga y Yeregui en Layos; a los socios en compañía de los cuales anda Aurelio González Villarejo en Los Alcázares; a los hombres de la CCM, Juan Tomás Vidal y José Luis Rodríguez Holgado (consejeros de VILLA ROMANA GOLF) asociados con Enrique Ventero Muñóz, también en Los Alcázares; al hijo de José Manuel Tofiño fundando una sociedad con los Díaz Bermejo y Gallego Peinado, los socios mayoritarios de VILLA ROMANA GOLF; a la CCM dando créditos multimillonarios a las empresas de Roca, MASDEVALLÍA y ONE PROPERTIES; al buen amigo de Bono y de Barreda, Domingo Díaz de Mera con su nombre al retortero en el Sumario Malaya; y si también recordamos el hecho indiscutible de que el POM de Illescas es el instrumento que dotará de legalidad a un fabuloso negocio inmobiliario en el que están previstas 24.000 viviendas y el soterramiento de la vía férrea y del que uno de los principales beneficiarios es Aurelio González Villarejo.

Los soldados yanquis suelen decir que “una vez es casualidad, dos mala suerte y tres fuego enemigo”. Aquí ya estamos empezando a perder la cuenta de las veces que van.